• EL PRIMER JURAMENTO DE AL "AQABA "

    EL PRIMER JURAMENTO DE AL `AQABA
    En la siguiente temporada de peregrinaje, después de un año entero, vino de Yazrib a La Meca un grupo de diez hombres de los Aus y dos de los Jazray y se reunieron con el mensajero de Dios en Mina.

    En esta ocasión anunciaron su Islam y su apoyo al Profeta jurándole fidelidad de no asociar iguales a Dios, no robar, no ser adúlteros, de no matar a sus hijos, de no inventar calumnias y de no desobedecer a Dios ni a Su mensajero. Este juramento se pasó a llamar: “el primer juramento de Al `Aqaba” porque se realizó en el obelisco de Al `Aqaba en Mina.

    Cuando este grupo volvió a Yazrib se esforzó en divulgar el Islam en la ciudad hasta que los musulmanes estaban en todas las familias y casas de Yazrib. Con esto terminaron las rencillas y las tribus de Aus y Jazray se hermanaron bajo el estandarte del Islam que los unió.

    SEGUNDO JURAMENTO DE AL `AQABA
    El siguiente peregrinaje, que coincide con el año 622 E.C., llego a La Meca un grupo de setenta hombres y dos mujeres de los Aus y Jazray para reunirse con el mensajero de Dios para anunciarle su disposición de protegerlo en caso que emigrase a ellos.

    El mensajero de Dios los citó a una reunión secreta junto al obelisco de Al `Aqaba. Después de un tiempo llegó el mensajero de Dios con su tío Al `Abbás quien aún no era musulmán pero vino a proteger a su sobrino y comprobar la veracidad de los que se comprometieron a protegerle.

    Durante la reunión, el Profeta explicó las bases del Islam hasta que dijo: “les tomo el juramento a condición que me protejan como pretejerían a sus padres, esposas e hijos”. El mayor entre los del grupo de Yazrib (Al Barrá bin Ma`rur) se adelantó y dijo: “si, mensajero de Dios, por el que te mandó con la verdad como Profeta, te protegeremos de lo que protegeríamos a nuestras propias personas. Toma nuestro juramento mensajero de Dios que somos gente de guerra”.

    Luego dijo Al Haizam bin Al Tihán: “¿y podría ocurrir que si nosotros cumplimos y luego te hace victorioso Dios, que tu vuelvas a tu pueblo y nos abandones?”. El mensajero de Dios sonrió y dijo: “como que la sangre es sangre yo soy de ustedes y ustedes son de mi”. Luego se completó el juramento sobre esa base.

    Luego el grupo pidió al mensajero de Dios que mande con ellos a alguien que les instruya en la fe y él envió a Amru bin Umm Maktum y a Mus`ab bin ‘Umair.

    La reunión terminó así como empezó, pero unos días después Quraish supo de este juramento y se esforzó por capturar a los asistentes hasta que capturaron a dos. Uno de ellos huyo y el otro, Sa´d bin ‘Ubada, quedó prisionero de sus torturas hasta que Yubair bin Mut´im intercedió por el y fue liberado.

    Partager via Gmail Delicious Technorati Google Bookmarks

  • Commentaires

    Aucun commentaire pour le moment

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Ajouter un commentaire

    Nom / Pseudo :

    E-mail (facultatif) :

    Site Web (facultatif) :

    Commentaire :